Texto atracones

Texto atracones

23 mayo 2014

No me mintáis taaaaaan descaradamente...

Llevo un mes jugando a ser la señora Fletcher, ya sabéis, aquella abuelita entrañable de la serie “Se ha escrito un crimen”, escritora y un pelín bastante cotilla, que resolvía misterios y asesinatos en menos de 1 hora (sin contar la publicidad, claro...). Y, por fin, ya tengo mi veredicto. Yo acuso: me quieren tomar por tonta y quieren mi dinero. Vale que otras veces me la han colado pero, fíjate, que ésta no. O yo soy más lista (ejem, ejem... aún no me han llamado los miembros superdotados de MENSA) o es que cada vez se molestan menos en querer engañarnos.
Aquí van los hechos:

Quizás muchos recordaréis a la actriz Melissa Joan Hart que protagonizaba una serie a finales de los años 90, “Sabrina, cosas de brujas”, ¿os va sonando más ahora? La bruja adolescente, las dos tías un poco psicóticas, el gato negro Salem ácido y sarcástico como él solo, Harvey su amor de toda la vida... Pues esa serie. Obviamente, la prota Sabrina ha ido creciendo y ya tiene 38 añazos.

Como veo bastantes series americanas en versión original y de vez en cuando me trago las revistas del famoseo de por allí me he ido enterando un poco de lo que iba siendo su vida: iba haciendo papeles secundarios, se prometió, se casó, tuvo tres hijos... no, no se divorció, ¡no os adelantéis! Pues con tanto ir y venir, la niña engordó un poco, vamos nada del otro mundo. Lo más lógico del mundo después de haber tenido tres churumbeles.... Y, claro, todos sabemos, lo flexibles y comprensivos que son los americanos.... ¿Doble moral? ¿Qué es eso? Bueno, pues digamos que cada vez que salía de casa la ponían a caldo por todo el peso que se había echado encima.

A mí, personalmente, esta actriz siempre me ha parecido súper simpática en todos los papeles de comedia donde la he visto: sus gestos, la expresividad de la cara, su forma de actuar y sí, también me parece que tiene un cuerpo muy bonito. No estaba esquelética, estaba sana, ni siquiera gordita. Y esto en Estados Unidos ya de por sí es un crimen, así que imaginaos lo que es encima tener sobrepeso.

Pues llegamos al quid de la cuestión. El 9 de abril de este año, la señorita Melissa Joan Hart publica esta foto en su Facebook.


Y yo cuando la vi pensé: “¡Y una mierda! Es imposible, que sea verdad. Eso es un Photoshop como una casa.” La cosa se podía haber quedado ahí. Una más con Photoshop y punto. Pero si de estas ya tenemos un montón en España... Bueno, ¡pues no me dio la gana! Porque racionalmente lo veía claro pero de vez en cuando me venía algún pensamiento maligno: “mira, qué vientre tan plano y ha tenido hasta tres hijos. Hasta yo entonces, podría estar así de plana, que nunca he tenido hijos”. Fuera, fuera, ya empezamos con esas ideas de lo poco que valemos....

Y empecé a investigar.

1ª clave del asunto (me subo las gafas de investigación). Dice aquí la señorita que ha perdido 40 libras (algo más de 18 kilos), haciendo ejercicio (¡bien!), cambiando hábitos (¡bien!) y tomando unos batidos de la marca X (ya estamos...). Publicidad al canto.

2ª clave. Voy a ver el video promocional de la marca X y ahí ya se ve que no. Que la cara no es la misma de la foto ni el cuerpo... y bueno, como “casualmente” tiene un rótulo en la cintura, que le tapa bastante las zonas conflictivas. Y cuando la imagen es de cuerpo entero: que si de bien lejos, que si al lado una foto no muy favorecedora, que si posturita de lado, que si cruzo las piernas, que si juego de colores claros y oscuros, que si me peino y me maquillo mejor que en la foto de al lado... Todo legítimo, pero es que si escojo una foto de antes poco favorecedora pues claro que ahora estoy 1000 veces mejor.


3ª clave. Otro video en Youtube y más de lo mismo. Bien lejos, en bañador... Pero es que esas no son ni las piernas de la foto, ni la cara, ni el vientre.

Que tal como está, ¡está perfectísima! Por supuesto que yo firmaría para estar con 38 años como ella está ahora. Bueno, de hecho, firmaría para haber tenido su cuerpo hace algunos años, ¡qué narices! Pero que no me vendan la idea de un cuerpo artificial y photoshopeado como real.

4ª clave. Pero hay más. El 10 de abril salió en el programa matinal Good morning America, con un vestido entalladito y con muchísimo vuelo. Pero vamos a ver, todas los sabemos... a la que adelgazas algo lo primero que hacer es disfrutar de ir ajustadita. Pues ella no, ella se esconde: en concreto, cintura, caderas, barriga...

5ª y última ya. Ya que sigo por Internet una serie que ella protagoniza (Melissa and Joey, para los curiosos, una típica sitcom bastante divertida) me he estado fijando más, ¡desde hace más un mes! Por aquello de si las grabaciones son anteriores a la dichosita foto. Y esos son los últimos capítulos emitidos este mismo mes:



Y NO, NO, NO, NO Y NO. Esa foto del pedazo sombrero NO es real. Lo intuíamos, lo he comprobado, tengo pruebas gráficas que lo demuestran, ahora lo sé, entonces...

Entonces esa puñetera foto (perdonadme, downloading indignación) está haciendo que miles de mujeres con tres hijos y sin ese cuerpo se sientan mal, que el propietario de la marca X se esté haciendo una mansión a costa de las esperanzas de miles de mujeres que compran sus batidos, que cada semana haya lloros delante de un espejo, que aspiremos a algo que no existe, no que no se pueda conseguir es que no existe, que sigamos comparándonos con ella y con otras mujeres en idéntica situación....

Yo soy la primera soñadora aquí. Soñemos a lo grande pero con cosas que se puedan conseguir, no con fantasías irreales.


*** Esto ya es un bonus para mis lectoras mamás: En su facebook, le preguntan a la brujita Sabrina que cómo es que no tiene estrías después de 3 partos y ella contesta que primero porque se ponía cremitas y segundo que es gracias a la buena genética, que su madre tuvo 7 hijos y ni una sola estría. Así que no hay estrías de embarazo ni estrías por el ciclo engorde-adelgazamiento. Qué suerte tienen algunas, ¿no? (no más comments)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Analytics