Texto atracones

Texto atracones

19 septiembre 2014

En movimiento constante

culturas.dibujos.net
Dicen que la rueda fue el invento más significativo en la Historia de la Humanidad. Dicen que en aquella época no existían los trastornos alimenticios ni la obsesión por un cuerpo delgado ni los restaurantes de comida rápida. Aunque bueno también dicen que los machos prehistóricos arrastraban a sus mujeres tirando trogloditamente de su melena, así que la calvicie femenina debía ser un símbolo de status social: “Uy qué melena, fijo que estás soltera, si no te buscas un buen cavernícola te vas a quedar para vestir tótems…”.

Las ruedas funcionan por inercias y, en eso, les ayuda el terreno. Si el terreno es cuesta abajo, ahí que va la rueda sin frenos, en cambio, si es cuesta arriba, no sólo no hay movimiento sino que retrocede. En un terreno plano es muy difícil conseguir que una rueda avance o retroceda por sí sola sin un ligero empujoncito en una dirección u otra. Una rueda simboliza movimiento, sólo está parada cuando está apoyada… o caída, fuera de su propio eje.

La rueda somos nosotros. La rueda es el trastorno por atracón. La rueda es nuestra relación con la comida.

El día después de un atracón es uno de los más duros. Al menos para mí. Queremos hacer las cosas bien, empezar a comer de forma correcta y que lo de anoche no vuelva a ocurrir. Y los buenos propósitos a mí me suelen durar hasta media tarde más o menos. A partir de esa hora, la mente decide jugar en el bando contrario de esta guerra y aliarse con el enemigo con argumentos de lo más variopintos: “qué más da un día más, sólo hoy, y mañana prometo que empiezo a comer bien”, “justo hoy tengo un cumpleaños-barra-santo-barra-cena con amigas-barra-dan una peli buenísima en la tele y quiero comer palomitas hasta hartarme (¡además son excusas variopintas!)-barra-tengo ansiedad-barra-me lo merezco….” Y a eso súmale que el cuerpo también te traiciona con sus necesidades fisiológicas. Llevas tal cantidad de azúcar encima por la última comilona que durante el día aguantas pero, por la tarde, estos niveles disminuyen y lo único que quieres es hacer un buen bis de la actuación del día anterior.

Y ese primer día post-atracón siempre ha marcado la diferencia durante mi tratamiento. Es el día en que el foco está puesto sobre la rueda. La rueda no está quieta, se está moviendo. Mientras no decaes y tienes fuerzas, la rueda está avanzando, poquito a poco, pero avanza. En cambio, si ese día te das un atracón la haces retroceder. Hagas lo que hagas, la rueda seguirá moviéndose, es dinámica. Sólo que nosotros decidimos si hacia adelante o hacia atrás.

Igualmente, algo que a mí me fascina y en lo que me apoyo mucho es en la inercia. Ya sea hacia adelante o hacia atrás, el movimiento continúa, como la vida. ¿El truco? Conocerla y aprovecharnos de ella. Seguro que esta situación os suena: después de una época de atracones pasáis por una etapa más tranquila de días, semanas o incluso algunos meses y pensáis que ya está, que lo que os pasó fue algo puntual y no va a volver a ocurrir. Y de repente un día… el atracón reaparece. ¡Ostras! ¿Y esta ansiedad de dónde viene? ¿Y estas ganas irrefrenables de arrasar con todo lo que haya en la cocina? Ahí, justo en ese punto, aprovecha la inercia. Mira hacia atrás, llevas tiempo sin atracones, estás avanzando, a veces más rápido, a veces más lento pero esos pasos hacia adelante han significado una mejora respecto a tu situación anterior. ¿Quieres volver atrás? ¿Quieres forzar a tu rueda a que deje de avanzar y empiece a retroceder? ¿Seguro? Está en tu mano dejar que siga hacia adelante aunque el terreno en esta ocasión sea un tanto abrupto.

Mi pensamiento preferido: "llevo ya X días, semanas, meses o años sin atracones, ¿lo quiero tirar por la borda? ¡No, hombre no, qué va! No quiero poner el contador de días “limpios” a cero otra vez. Ya, si eso, hoy aguanto y mañana ya veremos…" Y así, día tras día, voy acumulando pequeños avances.

¿Entendéis por qué el primer día después de un atracón siempre es el más duro para mí? Porque no tengo a lo que agarrarme. Un “llevo 6 horas comiendo bien” no es suficiente para mí pero un “llevo ya un día entero comiendo bien” tiene más peso. Cuando la rueda va hacia atrás con atracón tras atracón hay que frenarla en seco. Punto. Sin discusión. Y el “no viene de un día” debe desaparecer de nuestra mente y de nuestro vocabulario.

Pero cuando la rueda va hacia adelante hay que mimarla, mirar el camino recorrido, acompañarla, ser consciente de cada metro por el que ya ha pasado, valorar cada trayecto sea cortito o largo, sacar más fuerza cuando pasas por un terreno de piedras, accidentado, resbaladizo o enfangado y nunca, NUNCA dejar que se detenga. Se permite ir más despacio, con más cuidado, pero que nunca se pare, porque a las personas que padecemos un trastorno por atracón, un STOP de una rueda no nos significa un descanso, nos significa agarrarnos a la comida como “método de descanso –sólo por un día- de tanto esfuerzo”.

Cada persona es diferente pero cuando te conoces, has pasado por muchas “trampas mentales” y ya sabes de qué pie cojeas es cuando la cosa empieza a mejorar porque ya conoces tus desencadenantes y las muletas a las que agarrarte para coger impulso y fuerza. A mí me funciona la inercia acumulada de ir comiendo bien día tras día. Por lo mismo, si hay algún resbalón, sé que al día siguiente mi mente y mi cuerpo me lo van a poner difícil, así que lo preparo todo bien: planifico comidas al milímetro, hablo con gente que me ayuda, organizo todo el día bien de tal manera que no haya resquicios por donde el atracón se pueda colar…

4 comentarios:

  1. Me parece interesante esta forma de verlo! yo ahora estoy probando otro punto de vista que es más o menos opuesto a este y sé que para mucha gente puede ser de echarse las manos a la cabeza xD
    Se trata de no oponerme, no ofrecer ninguna resistencia al atracón, comerme lo que me de la gana, a la hora del día que sea, justamente lo que más me apetezca eso será lo que me coma xD y en las cantidades que quiera!

    Ya te contaré cómo evoluciono :)

    ResponderEliminar
  2. Sí, por favor! Cuéntame cómo te va! Lo cierto es que una vez que me he recuperado de la impresión inicial (dudaba de si llevaba las lentillas del revés y había leído mal tu mensaje jajaj) he recordado que me sonaba una idea similar: es algo así cómo que el cuerpo es inteligente y, por sí mismo, sabe lo que necesita, ¿verdad? Así que por sí sólo se acabará autoregulando y sabrá poner un límite, ¿va por ahí la idea?

    En mi caso, no me "fío" ni un pelo de mi cuerpo, así que le pongo coto con la mente (no sea que se me descontrole!) pero está claro que cada persona debemos encontrarnos nuestros propios caminos para llevar una vida de calidad.

    ResponderEliminar
  3. Jajaja :P
    Sí, justo eso. Estoy leyendo un libro que se llama Intuitive eating y también comenzaré a trabajar con una coach que pinta muy bien.
    Lo que plantea es que el cuerpo entra como en un estado de deprivación al prohibirte ciertos alimentos(aunque no sea "real" porque tengas depósitos de grasa y estés comiendo otras cosas y tengas calorías suficientes, etc). Incluso si no te prohibes nada y te permites los alimentos pero los comes con culpa, vergüenza, etc. también se entraría en el mismo estado. Al final ese intento de controlar está creando como una resistencia que al final se puede volver contra nosotros y cuando aparece la compulsión ya no hay razonamientos que valgan!
    Entonces este libro te explica como reconectarte con tu cuerpo y sus señales y sabiduría innata... y bueno la primera fase es esa, permitirte todo y en las cantidades que quieras pero ir haciéndote más consciente cada vez de las señales de hambre, saciedad, cómo te sienta la comida, etc. Pero sin caer en la trampa de "uy, qué mal lo he hecho, he comido sin hambre", "uy, noté que ya estaba saciada pero seguí comiendo, soy lo peor" xD

    Entonces en el libro cuenta eso, que en la primera etapa puede que tu alimentación se base prácticamente en sólo los alimentos que antes te prohibías o comías con culpa y en cantidades mayores a lo habitual pero que luego ya se va autorregulando e incluso te puedes dar cuenta de que no te gustaban tanto, o no te sientan bien, etc.

    Bueno, ya te contaré y también tengo pensado escribir unas entradas sobre esto.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Tiene mucha lógica lo que explicas. Estoy deseando leer tus posts sobre el tema ya que te has presentado como "conejillo de indias" para probar jejeje

    ResponderEliminar

Analytics