Texto atracones

Texto atracones

18 diciembre 2015

Fum, fum, fum… Christmas time



Pues nada, ya estamos en Navidad otra vez… Que no es que me suponga ningún problema importante, lo grave viene con los primeros calores del verano. El año pasado publiqué un post de cómo encaraba yo estos días: a nivel de comida, de actitudes, de forma de pensar-actuar (porque van estrechamente ligadas…). Es éste: “Preparada para las comidas de Navidad”

Realmente poco más puedo añadir, porque ese post sigue siendo un fiel reflejo de mis Navidades. Así que lo que se me ha ocurrido para este post hacer directamente un listado de SÍ Vs NO para estas fiestas. Este TCA tiene la peculiaridad de que nos hace movernos en gama de blancos y negros, cuando muchas veces el punto correcto está en la gama de los grises. Unos grises que debe encontrar cada persona dependiendo de sus hábitos y costumbres.


NO

- Obsesionarse con el peso y el cuerpo de las “parientas”: tías, sobrinas, primas, cuñadas, suegras… que estén más delgadas. En las comidas familiares a muchíiiiiiima gente le encanta el postureo vistiendo sus mejores galas, lo sabemos ya.

- ¡Out! Fuera el pensamiento “ahora me hincho a todo, y me pongo a dieta en enero”. ¿Qué problema hay en comer con moderación ahora (y siempre)?

- No a la no-planificación. Piensa en la cantidad de comidas familiares que tienes y como las encararás. Piensa ante cada reunión familiar, cuántos platos de comida hay y planifica. No te hinches ya en el aperitivo, porque luego queda muchísimo más.

- A los ayunos para compensar lo comido en las fiestas familiares.

- A comer de menos, para luego poder comer más.

- A no ser consciente de cada comida. Mira lo que tienes en plato, cómelo y disfrútalo con calma.

- A beber de más, para comer menos. Absurdo.

- A las inercias. Porque toda la familia esté comiendo sin parar durante horas, no tienes que hacer lo mismo. Hay gente que empalma aperitivo-primero-segundo-postre-frutos secos-gruta-pastel-cava-dulces-polvorones- picoteo constante…. No te muevas por imitación.




- Disfrutar de las fiestas a quien le apetezca: cantar, reír, llorar de emoción, bailar, achisparse… y sí, también disfrutar de la comida.

- Saborear los dulces que hayáis escogido: polvorones, turrones, neulas, chocolates…

- Centrarse en conversaciones y en el placer del momento para no estar pendiente de la comida todo el tiempo.

- Tomarse a broma, sacarle hierro y cambiar de tema (mientras maldecimos a toda su familia y le deseamos una clamidia bien fuerte) cuando una persona haga cualquier comentario sobre nuestra alimentación y/o peso y/o elecciones al comer.

- Moverse. Con tantas comidas estos días, nada de empalmar comidas con cenas y cenas con desayunos: sal a pasear, bailar, jugar con los pequeños, ponte a fregar los platos si hace falto, pero ¡muévete!

- A ser conscientes del momento. Si empiezas a tener ansiedad, mira a tu alrededor, no te centres en ti. Distráete, habla, ríe…

- A ser consciente de lo que comes. No vale eso de “uy ya me he comido cinco polvorones sin darme cuenta”. Sé consciente: come dos y disfrútalos.

- Sírvete tú mismo si estás en casa o, en su defecto, sé tajante con lo que te pongan. Da indicaciones claras: “sólo ese trozo”, “sin patatas”, “no, eso no”, “menos”. Porque si dices “ponme poco”… acabarás con todo el puchero en el plato.

Y, por último…. ¡Feliz Navidad con todo el cariño del mundo! Además esta Nochebuena es luna llena o sea que va a ser una noche mágica...

2 comentarios:

  1. Como siempre, sabios consejos!!! Deu n'hi do la de comidas y cenas que tienes, madre mía!! Yo me ahorro San Esteban (en la Comunidad Valenciana no lo celebramos) y en Nochevieja no hacemos gran comilona. La verdad es que en las comidas familiares oficiales que hacemos no empalmamos comidas, los "varios" que mencionas son pocos y los polvorones en mi casa ni fu ni fa y bombones tampoco hay. Mi madre pone algo de turrón, pero poca cosa, así que tampoco te pasas comiendo todo el día/noche y solemos pasarnos al sofa bastante rápido... así que facilita mucho el asunto. Es verdad que, con los años, también vas cambiando de gustos. Yo siempre veía a "los adultos" cuando íbamos de restaurante y tal escoger cosas más ligeras: cremas de verduras, ensaladas, pescado... yo era paaam ternascazo y plato de pasta bien remojá en salsa siempre que se pueda. Y ya hace tiempo, y cada vez más, me sorprendo prefiriendo comidas menos pesadas, que, al final, sientan mucho mejor, me saben buenísimas y los ternascos si te he visto no me acuerdo. Y un buen salmón al papillote con verduritas... qué ico.
    En fin, que pases unas felicísimas navidades!! Si te aburres algún día, que lo dudo con tanta celebración, echamos un cafecito!!!

    Muchos besotes navideños!!!!

    Maria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues una de dos, o los valencianos lleváis unas rutinas sanas en Navidad (qué envidia) o es que estas comilonas pantagruélicas sólo pasan en mi casa (que también puede ser). No sabes la suerte que tienes!!
      Pero también te digo que me pones un ternasco y un salmón... y yo lo tengo claro jajaj pececitos no :)
      Oh me encantaría un cafetó claro que sí y si no puede ser en Navidad pues fuera de ella, que quedan 365 días por delante jejej
      Feliz Navidad guapísima y disfruta de estas fiestas que seguro que tienes vacaciones. Un abrzo grande!

      Eliminar

Analytics