Texto atracones

Texto atracones

31 marzo 2016

Aceptación Vs Resignación. La lección de hoy de Barrio Sésamo


Queridos niños y niñas, 

En la coco lección de hoy hablaremos de la diferencia entre ACEPTAR y RESIGNARSE. La autora de este blog se hace mayor, este mes de abril cumple 36 añazos y se está poniendo melancólica… le ha dado por recordar los dibujos animados de su infancia… Y, por eso vengo yo, que soy Súper Coco a enseñaros las diferencias entre aceptar o aceptarse y resignarse para que no os confundáis (que ella se ha liado un poco en los últimos años).

Pse, pse… por cierto, respecto a mi colega Triky, el monstruo de las galletas… no le vendrían mal un par de pautas alimenticias. Sólo lo digo…

Coco, 
creador del “Arriba-abajo”

Frente a una misma situación / persona / época desfavorable, o que no es del todo de nuestro agrado, hay dos formas de encarar las cosas: resignarse es sentirse víctima de las circunstancias, creer que no se tiene margen de maniobra para actuar al respecto y simplemente “sufrirlas” porque son inevitables; aceptar una situación es comprender que las cosas son de determinada manera y, en función de eso, decidimos que queremos actuar, pensamos qué hacer y qué actitud tomar al respecto.

Dejémonos de teorías y elucubraciones y vayamos a ejemplos y situaciones concretas.

ES RESIGNACIÓN CUANDO… después de darte un atracón piensas: “es que soy así y tendré este problema toda mi vida”.
ES ACEPTACIÓN CUANDO… piensas “vale, me he dado un atracón, la he cagado, pero a partir de ahora mismo pongo todos los medios para que no vuelva a suceder”.


ES RESIGNACIÓN CUANDO… piensas “estoy gorda, soy fea y nunca tendré una talla 36, ¿para qué arreglarme? si nunca seré como las otras”
ES ACEPTACIÓN CUANDO... piensas “de acuerdo, no tengo una talla 36, pero con mi talla 44/46/48/50/52/54/56/58…. voy a sacarme el mejor partido para verme todo lo guapa que puedo estar.”


ES RESIGNACIÓN CUANDO… no vas a la playa para que no te vean en bikini o bañador ¡pero la playa te encanta! Te resignas a no ir mientras tu cuerpo no sea como tú quieres.
ES ACEPTACIÓN CUANDO… aceptas que no tienes el cuerpo / peso que deseas pero no te niegas a hacer nada que te apetezca, como ir a la playa.


ES RESIGNACIÓN CUANDO… piensas “yo soy así y no puedo cambiar”.
ES ACEPTACIÓN CUANDO… piensas “acepto que hasta ahora he actuado así, pero me pregunto a mí misma, ¿quiero seguir actuando así?”


ES RESIGNACIÓN CUANDO… la frase es “no puedo y nunca he podido”.
ES ACEPTACIÓN CUANDO… la frase es “hasta ahora no he podido”.


ES RESIGNACIÓN CUANDO… te sientes víctima del mundo.
ES ACEPTACIÓN CUANDO… tomas el mando y decides ser responsable de tu vida con acciones y pensamientos.


ES RESIGNACIÓN CUANDO… quieres eliminar la ansiedad de tu vida y luchas contra ella.
ES ACEPTACIÓN CUANDO… admites la presencia de la ansiedad a tu lado, la reconoces, permites que esté ahí y sigues con tu vida.

Triky canta "Adiós galletita"
Foto: Photobucket

ES RESIGNACIÓN CUANDO… piensas que llevas muchos años dándote atracones y nada de lo que has probado ha funcionado, así que mejor quedarte tal cual.
ES ACEPTACIÓN CUANDO… aceptas que llevas años dándote atracones pero decides que no quieres dártelos toda la vida, así que te pones las pilas y te comprometes a buscar soluciones y opciones que no hayas probado hasta ahora.



ES RESIGNACIÓN CUANDO… no sales de fiesta con tus amigas porque nunca ligas.
ES ACEPTACIÓN CUANDO… aceptas que no ligas tanto como tus amigas pero que el pasártelo bien o no, no depende de tus amigas ni de los ligues… sino de ti.


ES RESIGNACIÓN CUANDO… en el insti no quieres saltar al potro porque otras veces que lo has probado no has podido.
ES ACEPTACIÓN CUANDO… te ríes de ti misma por no saltar al potro y aún así decides intentarlo una vez más y luego hacer una voltereta.


ES RESIGNACIÓN CUANDO… tu pareja tiene un humor de perros y se pone insoportable cuando se enfada o cuando algo no le sale bien.
ES ACEPTACIÓN CUANDO… aceptas que tu pareja tiene un humor de mierda así que debes decidir qué haces con eso: ¿lo aceptas y lo vives con normalidad? ¿lo aceptas y DECIDES que no te afecte? ¿lo aceptas pero reconoces que no va acorde con tus valores y rompes la relación?


ES RESIGNACIÓN CUANDO… te conformas con tener a una persona tóxica en tu vida sólo por no sentirte sola.
ES ACEPTACIÓN CUANDO… aceptas que esa persona es de determinada manera y que tú eres la responsable de tomar una decisión sobre si mantenerla o no en tu vida sin conformarte ni intentar cambiarla.

Y cada una de nosotros tenemos millones de ejemplos como estos. Todos reales, sacados de nuestra propia experiencia...


La resignación es negativa, la aceptación positiva.
La resignación suele ser pasiva, la aceptación es activa.
La resignación te hace sentir mal, la aceptación no.
La resignación te frena, la aceptación te ayuda a crecer.
La resignación te esclaviza, la aceptación te libera.

La resignación es un lamento… “Esto es lo que hay”.
La aceptación es una pregunta… “Acepto lo que hay. Y ahora, ¿qué decido hacer…?

Acéptate, pero no te resignes…


¡Ehhhhh! Yo también tengo que estar aquí que
gracias a mí, la autora del blog se hizo periodista.

Gustavo, el reportero más dicharachero de todo Barrio Sésamo.

Foto: gratistodo.com

2 comentarios:

Analytics